Search here...
TOP
Destinos

Piratas del Amazonas: ¿existen de verdad? La historia de mi encuentro con las ratas de agua

i pirati dell'Amazzonia

¿Existen realmente los piratas del Amazonas? Nunca pensé que me haría esta pregunta antes de mi viaje en barco por el Amazonas desde Colombia hasta Brasil.

Han pasado seis meses desde que regresé al mundo civilizado, pero me ha llevado mucho tiempo procesar lo sucedido.

Viajé por América Latina durante un año para conocer las increíbles y polifacéticas culturas de este hermoso continente.

En los últimos 12 meses he estado en Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Colombia, Brasil, Ecuador, República Dominicana, Puerto Rico y Argentina.

Puedo decir que he tenido bastantes experiencias pero, ¿como ésta? ¡Ninguna! Para bien o para mal, creo que la Amazonia me ha cambiado profundamente.

Los piratas del Amazonas

Piratas del Amazonas: Mi (casi) encuentro con las ratas de agua

Para contarles lo que pasó, debo explicarles dónde me encontraba exactamente.

Para ir de Colombia a Brasil en barco hay que recorrer el río Amazonas durante unos cinco días, durmiendo en una hamaca y comiendo una comida bastante mala (que además me provocó una infección de estómago, pero esa es otra historia).

Escribo este artículo para informarles de lo que ocurrió durante la segunda noche en el barco. Una verdadera pesadilla que no le desearía a nadie, durante la cual me sentí repetidamente como el protagonista de una película de terror.

Eran alrededor de las 10 de la noche. Estaba en la zona donde dormía la tripulación, en el primer nivel del barco.

Estaba allí charlando con ellos, cuando de la nada vino corriendo el capitán del barco que, lleno de pánico, empezó a gritar en portugués: “¡Tripulación, todos arriba! Los que están durmiendo que se despierten, estamos siendo atacados por piratas, ¡debemos estar preparados!”

Yo, que hablo portugués con fluidez, comprendí inmediatamente lo que estaba pasando, y enseguida pensé que lo único sensato que podía hacer era escapar al techo del barco y, en caso de que los piratas me encontraran, la idea era tirarme al agua hasta llegar a la selva, a costa de que me mataran cocodrilos, serpientes, jaguares o lo que fuera. Cualquier destino habría sido mejor que caer en las garras de los piratas del Amazonas y ser violada y asesinada por uno de ellos.

Hablo en tiempo condicional porque afortunadamente (y les aseguro que hay mucha suerte en esta historia), no me pasó nada, porque los piratas decidieron dar marcha atrás e ir a saquear otro barco.

Pero antes de que nos diéramos cuenta de que no iban a subir a nuestro barco, yo y todos los demás pasajeros lo pasamos fatal.

Lo he visto todo. De principio a fin. El barco de los piratas -también conocidos como ratas de agua- estaba pegado al nuestro, se estaban preparando para abordar nuestra embarcación. Había cinco de ellos, listos para saltar a nuestro barco y destruirlo todo.

Pero por alguna razón, probablemente porque nuestro capitán se dio cuenta a tiempo de que estábamos a punto de ser atacados, decidieron no continuar.

Probablemente pensaron que los chicos de la tripulación estaban armados, pero la verdad es que nadie tenía armas, ni siquiera el propio capitán. Si hubieran decidido atacarnos, nadie habría podido defendernos.

En Sudamérica todo el mundo es muy religioso, así que había muchas mujeres, la mayoría ancianas, rezando a Dios con sus rosarios entrelazados entre los dedos.

Otras chicas lloraban desesperadas, se abrazaban como si fuera la última vez que se vieran.

Al principio no lo entendí. Es decir, si me robaran me sentiría fatal y preferiría que no lo hicieran, pero no habría sido el fin del mundo. Así que no entendía por qué tanta desesperación.

Así que me acerqué a una anciana asustada y le pregunté amablemente: “Disculpe, pero ¿por qué está todo el mundo tan desesperado?

Y ella, en respuesta, me dijo: “Los piratas del Amazonas no tienen piedad, podrían matarnos a todos sin dejar rastro, pero antes se saldrían con la suya con chicas bonitas como tú”. En ese momento el pánico invadió mi cuerpo.

Para los que no lo sepan, los piratas existen, pero yo no tenía ni idea antes de vivir esta experiencia.

De media, atacan unos 105 barcos al año en el Amazonas, violando a las mujeres (si son extranjeras como yo, aún mejor), matando a todo el que intenta interponerse en su camino y robando todo lo que pueden.

En ese momento pensé: “Papá tiene razón, debo dejar de aventurarme así por el mundo”. Si me pasa algo, mi familia estará destruida”.

Mientras mirábamos asustados el barco pirata que estaba allí en medio del río, intentamos alejarnos muy lentamente.

La hélice de nuestro barco se había roto, así que íbamos muy despacio. Huir de ellos habría sido imposible.

Nunca me he sentido tan indefensa en toda mi vida.

Yo nunca he sido creyente, pero en ese momento recé para que esos piratas desaparecieran y nos dejaran en paz. Sentí que no tenía más remedio que confiar en un hipotético Dios.

Afortunadamente para nosotros, la embarcación de los piratas desapareció en la oscuridad del río, mientras nosotros, todavía muertos de miedo, esperábamos que no volviera a aparecer.

los piratas del Amazonas atracan de noche.

El desafortunado barco logró ponerse en contacto con nuestro capitán después del ataque. Todos estaban bien (sólo eran hombres porque las mujeres habían conseguido escapar y subir a nuestro barco unos minutos antes del asalto). Nadie resultó herido, pero los piratas se lo llevaron todo.

Pasé la noche en vela, no podía dormir por miedo a que los piratas volvieran a por nosotros.

Durante los tres días siguientes, cada vez que se ponía el sol, la ansiedad invadía mi cuerpo.

“¿Hoy también nos irá bien?”, pensé. Y afortunadamente así fue. Los piratas nunca volvieron a aparecer.

Amazonia en barco: Una experiencia única pero… ¡mucho cuidado!

Les cuento esta historia porque en los blogs y webs donde se habla del viaje en barco al Amazonas, nadie menciona la posibilidad de encontrarte con piratas del Amazonas sin escrúpulos, dispuestos a matarte sin piedad.

Por lo demás, el viaje fue fantástico, cada día me despertaba rodeada de la naturaleza de la selva amazónica, viendo saltar a los delfines rosados y escuchando piar a los pájaros.

Pura naturaleza. Nunca había experimentado algo así. Fue verdaderamente increíble, piratas aparte.

Amazzonia in barca

Piratas del Amazonas: un poco de historia

Cientos de kilómetros de ríos y afluentes dentro de la mayor selva del mundo, la Amazonia, son la principal vía de transporte en el norte de Brasil, donde las carreteras de tierra son escasas dadas las características geográficas de la región. Sin embargo, en los últimos años, los miembros de la tripulación y los pasajeros que antes viajaban pacíficamente en los barcos se han convertido en víctimas de grupos criminales que esperan una oportunidad para atacar.

En 2017, una mujer estadounidense que viajaba con su familia en un barco similar al que yo viajé fue brutalmente violada por un pirata de tan solo 17 años. En la entrevista de youtube, la mujer explica cómo “eligió” irse con el pirata para salvar a su marido y a sus dos hijas pequeñas de una muerte segura.

Tras la violación, afortunadamente la familia logró sobrevivir al ataque porque decidió saltar de la embarcación y lanzarse al río para escapar de los piratas. Pasaron tres días en la selva antes de ser encontrados y rescatados por una comunidad indígena. En la entrevista, la mujer cuenta que ella y su marido prefirieron arriesgarse a ser devorados por algún animal salvaje antes que quedarse en ese barco con los piratas. Fue exactamente lo mismo que pensé cuando vi el barco pirata a unos metros de distancia.

Pero no todo el mundo tuvo “suerte” como yo, o como esta familia que logró escapar.

También en 2017, Emma, una aventurera de origen británico viajaba en kayak en un viaje que había comenzado en Perú el mes anterior y que se interrumpió entre las ciudades de Codajás y Coari (Amazonas), a orillas del río Solimões, donde fue violada y brutalmente asesinada.

La atleta utilizó las redes sociales para documentar su viaje al Amazonas. El 12 de septiembre, un día antes de su desaparición, escribió en Twitter que había visto a entre 30 y 50 hombres armados con rifles y flechas en barcos en el río. Poco después, la policía descubrió que Emma había sido violada por unos ocho piratas, que posteriormente la degollaron y la arrojaron al río.

Con este artículo no pretendo asustarles, sino sólo advertirles. Si deciden embarcarse en este hermoso viaje, tengan en cuenta que la experiencia es inigualable y la recomiendo encarecidamente, pero también recuerden que 105 barcos son asaltados por piratas cada año.

Creo que todo el mundo tiene derecho a saber que le puede pasar a cualquiera. Me encanta la aventura, me hace sentir viva, y mis lectores probablemente estarán de acuerdo conmigo. Viajar es vida. Pero también hay que ser consciente de los peligros que nos rodean, y luego decidir si vale la pena el riesgo o no.

La World Citizen

Lucia Schettino

Reportera italiana, me encanta escribir, viajar sola por el mundo y aprender nuevos idiomas. No sé decir exactamente donde vivo, pero me muevo mucho entre Barcelona, República Dominicana y Rio de Janeiro.

«

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *